Danzas del Perú: Llamish de Chupaca - Danza de Junín

Llamish de Chupaca | Danza de Junín


Reseña de la danza Llamish de Chupaca

Arriar llamas en la sierra es un ejercicio de paciencia: aquellas largas caminatas en el silencio de la montaña son para el hombre andino un modo de vida. Pero es también un ejercicio  de imaginación: fueron los antiguos peruanos quienes, escapando a la monotonía, inventaron pasatiempos que han adoptado las generaciones posteriores. Cantos, danzas y juegos con las hondas de lana; esos pequeños rituales que se iniciaron como un escape al aburrimiento  derivaron en lo  que hoy es una de las fiestas más coloridas de la sierra central: la llamishada.

Estamos en  la puna del valle del Mantaro; aquí, durante la Colonia, el crecimiento acelerado de las actividades comerciales generó una alta demanda  de  transporte  de carga, y para ello los campesinos aprovecharon las llamas que habitan la región.

Los  arrieros, aquellos simpáticos personajes que se distinguían por adornar a sus animales con pompones y fajas de lana para destacar entre los demás, se hicieron conocidos entre los comerciantes y demás pobladores, y eran llamados los llamish (llama, en quechua).

Los llamish solían encontrarse en el camino y en los puntos de descanso, y era aquí donde ellos inventaban aquellos juegos, aquellos pasatiempos que comenzaron con danzas sencillas, luego otras más elaboradas. También se realizaban improvisadas competencias de habilidad con la honda de lana. Poco a poco estos juegos se extendieron por el valle, y así, siglos después, se oficializó esta fiesta.

A esta celebración, que se lleva a cabo todos los años a fines de junio, se le fueron agregando elementos con el correr de los tiempos; además de las danzas y los cantos y las competencias con las hondas, el espectáculo lo componen las orquestas típicas de la zona, que dictan con acordes la velocidad a la que deben agitarse las hondas en enigmáticos movimientos, dibujando figuras fugaces en el aire y arrancando  aplausos entre los espectadores que se reúnen, año tras año, a recordar juntos las costumbres de sus ancestros.

Origen de la Palabra Llamish


Su nombre proviene de la palabra llama (auquénido que sirve como animal de carga) que se complementa con el diminutivo “ish” y que significa “llamero” o persona de puna que arrea las llamas. Sustantivo que con el paso del tiempo designo a la danza que actualmente se practica en Ahuac, Iscos, Chongos Bajo, etc., en retribución a los pastores de Yauyos, Cachi, Achipampa.

Referencia Histórica

La mayoría de los pueblos del valle del Mantaro, y en particular la comunidad de Ahuac, en  su historia han atravesado por diferentes formaciones económico-sociales debido a las dominaciones estatales que se sucedieron o influyeron en la región. Pero, Ahuac presenta una continuidad cultural muy especial, de reciprocidad colectiva y familiar (material y espiritual) que se remonta a los tiempos del ayllu Arwaturo, ayllu adscrito a la parcialidad de los Hanan Huanca (Arwaturo es el nombre de un sitio prehispánico que durante su prospección arqueológica reveló la presencia de cerámica Wari y con seguridad tuvo ocupaciones tempranas anteriores a la nacionalidad Huanca). Este ayllu sufrió modificaciones sustanciales en su ordenamiento político tras la imposición e implementación de las reducciones toledanas que lo circunscribieron al pueblo de Chupaca. Tras esta dolorosa etapa lejos de su tierra y sus deidades tutelares, durante la misma Colonia, sus pobladores retornaron a Ahuac, constituyendo y consolidando la nueva organización comunal; tras las guerras de Independencia la comunidad continúo su proceso histórico, y aun hoy día su organización comunal esta sólida.

La actividad económica fundamental de Ahuac lo constituye la agricultura y en menor escala, la ganadería y el comercio. Esto ha condicionado su desarrollo súper estructural manifiesto en un significativo número de expresiones culturales y folklóricas, entre ellas el “Llamish”. Lo último como producto del contacto con los pueblos de la región alto andina.

Estos pueblos pastores o “llameros” cíclicamente visitaban Ahuac y otras comunidades

Del bajo Cunas para intercambiar recursos económicos inter-ecológicos a través del trueque, la forma de intercambio fundamental en sociedades de economía natural. Por la alegría festiva que despertaban  con su visita, los comuneros del quechua andino en agradecimiento empezaron a representarlos con una estampa que rememoraba su itinerario y vivencias de arriero. Con danzas vernaculares que recreaban a los llamichos, fusionaron en una misma festividad la celebración a la cosecha y el culto religioso a San Pedro y San Pablo a fines del mes de junio.


Audio de Llamish de Chupaca | Danza Junina

Danzas del Perú: Llamish de Chupaca - Danza de Junín Danzas del Perú: Llamish de Chupaca - Danza de Junín Revisado por Aale Ayala L. en 3:44:00 Califiación: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.